Enfrenta 500 laudos y su recaudación es pírrica, hasta de 200 pesos al día

La candidata a la alcaldía de Tixtla por la coalición PRD, PAN y MC, Erika Alcaraz Sosa manifestó que el municipio que pretende gobernar ni tiene drenaje, enfrenta graves problemas de inseguridad, opera en números rojos y arrastra más de 500 laudos, algunos superan el millón de pesos.

En entrevista, Alcaraz Sosa manifestó que Tixtla, cuna del general Vicente Guerrero Saldaña, consumador de la Independencia y del escritor Ignacio Manuel Altamirano, es un municipio dolido en muchos aspectos, que desde hace varias administraciones trianuales opera en números rojos.

Por ejemplo, dijo que la administración municipal tiene en contra 500 laudos derivados de juicios laborales perdidos, algunos representan el pago de un millón 400 mil pesos.

A manera de ejemplo sostuvo: “El suplente del candidato a la alcaldía por el Morena tiene un laudo que supera más de un millón de pesos, por su causa se han congelado las cuentas del ayuntamiento hasta en tres ocasiones y se le pagan cien mil pesos mensuales, pero no es el único, hay otros”.

Sostuvo que la mayor cantidad de laudos se generó durante la administración de Jorge Luis Campos Espíritu, quien heredó pendientes por más de 50 millones de pesos.

Entre otras cosas, recordó que Campos Espíritu contrató luminarias por 14 millones de pesos pero nunca las pagó, lo que motivó una demanda mercantil contra el municipio que ahora genera una severa sangría económica, ya que paga intereses y también abona al monto de la deuda.

En 2012, Campos compró fertilizante a crédito pero no lo pagó, de tal manera que la deuda se arrastra y se hereda administración tras administración.

Dijo que la población no paga el servicio de agua potable porque no tiene el servicio.
En el ámbito de la recaudación, dijo que hay ocasiones en que se registra como ingreso solamente 600 pesos por día.

En este año hubo un día en que solamente se recaudaron 200 pesos vía pago de impuestos.

De manera inevitable, señaló que el municipio necesita mucho respaldo, dada la cantidad de desvíos que hubo en el pasado.

A los 130 trabajadores basificados se les deben por lo menos 5 años de cuotas al Instituto del Seguro Social de los Servidores Públicos del Estado de Guerrero (ISSSPEG).

La actual administración, de filiación perredista no ha pagado las primas vacacionales, aguinaldos y varios bonos, lo que representa poco más de 6 millones de pesos.

En caso de ganar la elección, dijo que dará a conocer la cantidad total de adeudos que se arrastran, además de las administraciones en que se generaron, pues es parte de los compromisos que tiene con la población.

Deja tu opinión